Charles Frederick Worth

12 diseñadores que marcaron la historia…

Charles Frederick Worth

(1825, Bourne, Reino Unido-1895, París)

Mucha tela fue cortada y hecha vestidos, pero quien marcó la historia moderna de la moda fue Charles Frederick Worth al llegar como sastre a la corte de Napoleón III.

Cuenta la leyenda que cuando madame de Metternich ocupó la embajada de Austria en París, la visitó una señora de apellido Worth, quien le explicó que su marido, inglés de nacimiento, había sido vendedor de telas, casimires y confecciones en la casa Gagelin. De hecho, contó la señora, ahí trabajaban ambos y se habían casado, no sin que Worth sacara provecho de la belleza de su esposa para capitalizarla como modelo de sus originales creaciones. El éxito fue tal que las clientas pedían que les confeccionaran copias de esos vestidos. Al ver esa reacción en mujeres de sociedad, Worth decidió independizarse y poner su negocio en Rue de la Paix. Pero el británico, ambicioso como era, esperaba introducir también sus diseños a la nobleza francesa, ofreciendo a la embajadora el vestido que quisiera, al precio que señalara, con tal de que lo llevara puesto en sociedad, cosa que ella aceptó gustosa. Madame de Metternich encargó un vestido de noche en tul plateado con manojos de flores formando franjas que llevó a las Tullerías y causó sensación entre las asistentes al evento. Entre las admiradoras del traje estaba nada menos que Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III, quien era vista como la mujer más elegante. Montijo era una especie de influencer de aquella época, marcando las leyes de la moda.

Gracias a ese suceso, Worth tuvo acceso a la crema y nata de la nobleza, convirtiéndose en el padre de la alta costura. A través de sus suntuosos vestidos, mostrados por primera vez en la historia de la moda sobre modelos, París se convirtió en la capital de la moda durante la segunda mitad del siglo XIX. Además, tuvo el acierto de coser la primera etiqueta con su nombre en sus creaciones, coronándose como el diseñador que inició esta tradición que hasta hoy sobrevive en la industria.

Cheat sheet:

Worth… 

Ilustración: Roberto Sánchez @robsoart

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest