5 cosas para hablar bien en público

Hablar en público es una de las cosas más difíciles de dominar. Aquí te doy cinco tips para fortalecer tu seguridad.

 

 

Si te da pavor pararte al frente de muchas personas a expresar tus pensamientos, debo decirte que no eres única. Sin embargo, ya dice el refrán que mal de muchos es consuelo de tontos. Por lo que en lugar de seguir agonizando antes de enfrentar este miedo, mejor le pongas remedio.

 

Preparación.- Lo primero que tienes que hacer es trabajar en tu presentación cuidadosamente. Recuerda que si vas a poner láminas explicativas, los textos deben ser como si fuera una síntesis. Al hablar en público, apóyate en estas frases y ve siguiendo el propio ritmo que marcaste al conformar este trabajo.

 

 

Tarjetas de apoyo.- Tus frases e ideas claves pueden ir mapeadas en unas tarjetas que irás pasando al hablar en público conforme cambien tus láminas. De esa manera, si te traicionan los nervios, siempre tendrás el apoyo de tus apuntes. Imprime tu palabras o ideas clave en letras grandes y subraya lo que no puedes omitir en la conferencia, para que al voltear a verlas sea más fácil encontrar la información.

 

Ensayo.- No se trata de memorizar todo el material, pero definitivamente ayuda conocerlo a fondo. Por lo que habrá que refrescar tu memoria un par de días y algunas horas antes de subirte al escenario a hablar en público. Recorre la presentación visual y ve haciendo un trayecto mental que vaya hilando las diferentes ideas hasta llegar al final. Hazlo tanto como sea necesario hasta que sepas que te conoces el camino y la secuencia de ideas.

 

 

Ejecuta.- Ha llegado el momento y estás arriba del estrado con todas las miradas sobre ti para hablar en público. Puedes temblar y sudar, o darte cuenta de que no sólo tú eres la experta en el tema, sino que has trabajado arduamente y conoces de principio a fin tu exposición. De hecho, nadie sabe lo que vas a decir ni cómo, lo cual te da una ventaja increíble respecto a los demás, pues aunque te equivoques, omitas una idea o llegues demasiado pronto al final, nadie se dará cuenta más que tú.

 

Disfruta.- Al hablar en público, sufrir no sirve de nada. En cambio, cuando el conferencista goza compartir sus conocimientos y hablar de lo que le apasiona, la gente no sólo lo nota, sino también se entusiasma. Así que logra estar presente, con el 100% de tu atención, sin pensar más que en el tema que te trajo hasta ese escenario. Habla de lo que sabes y demuéstrale a todos que el amor por tu trabajo te ha hecho merecedora de ser considerada la experta. Ya estás ahí, ¿por qué no hacer de esa conferencia una experiencia inolvidable para todos?

#Knowtherules  #Breaktherules

 

Fotografías: SHOWbit

 

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest