¿Cómo ser editor en un periódico de moda?

Ser editor de la sección de periódico más importante en la moda es meritorio, pero que Fernando Toledo lleve un cuarto de siglo en ese puesto requiere talento, perseverancia y resistencia a los cambios constantes de la industria.

 

 

Ser editor de la sección de periódico más importante en la moda es algo que, conociendo un poco de la historia de Fernando Toledo, no suena tan descabellado. “Cuando era niño, en un pequeño poblado de Chiapas alejado de toda civilización, mi mamá nos ponía a vender entre las señoras `fi fí´ la revista Kena”, admite Toledo. Ahí empezó a hojear esa publicación que, en esa época, era la única en México y que, según este periodista, tenía colaboradoras de primera como: Beatriz Espejo, Margarita Michelena, entre otras más. “Es entonces donde mi mente, en los grandes calores tropicales, empezó a volar como loquita y me vi viajando por el mundo dando fe de lo que pasaba en esos espacios mágicos que son las pasarelas… ¿Quién iba a decir lo que me esperaba?”.

El recuentro de Toledo con la moda, no fue hasta la universidad, cuando tuvo que hacer una campaña publicitaria de novias en la que había que hacer fotos, coordinar moda, escribir textos y diseñar los anuncios. Después de esa experiencia y al graduarse, se introdujo a la industria de la moda fundando una agencia de modelos llamada Mia, Model International Agency, pero ese negocio fue boicoteado por otras agencias existentes y no prosperó. No obstante, él ya tenía un pie en esa industria y, sin saberlo, estaba en camino a ser editor de la sección de periódico más importante en la moda de nuestro país. “Cuando sentí esa sensación de ir a un desfile, conocí el medio y la belleza que implica, supe que allí era el lugar donde quería crecer y desarrollarme para toda la vida”.

 

 

Pero el ser editor de la sección de periódico más importante en la moda se llevaría un tiempo. Antes de eso, Toledo trabajó en la Procuraduría en un programa antidrogas con la Embajada Americana, traduciendo folletos para intercambios al extranjero. “Más tarde llegué, afortunadamente, al Reforma, mi casa por más de 25 años, y donde he podido desarrollarme como profesional y como ser humano”, agrega. “Allí encontré, gracias a Dios, un nicho que no estaba tomado en México, ya que lo que había era más bien periodismo de sociales en los periódicos y, pues, el que pega primero pega muy fuerte”.

A pesar de que Toledo ha gozado las mieles y sufrido las complicaciones de ser editor de la sección de periódico más importante en la moda, existe mucho que hacer en esa carrera tan fértil. “En 1994 cuando me dieron el OMNI como el mejor cronista en México, me sentí en los cuernos de la luna. Sin embargo, aparte de muchas satisfacciones, como estar sentado en una primera fila en un show de Dolce & Gabbana o Chanel, me parece todavía estar soñando”, dice. “He tenido gratísimas experiencias, pero creo realmente que mi momento todavía está por venir”.

 

 

Las complicaciones que observa Toledo para las personas que quieren llegar a ser editor de la sección de periódico más importante en la moda es la falta de paciencia. “Muchos se van con la idea equivocada de que todo es coctel, viaje y glamour, pero se les olvida que hay que trabajar muy duro para poder disfrutar de todo esto”, comenta. “Ellos deben nutrirse de literatura, cine, música y viajes, ya que entre mejor preparado estés, entre más mundo hayas visto, mejor podrás realizar esta labor”. Estudiar comunicación o periodismo puede ser recomendable para llegar a ocupar ese puesto, aunque no es mandatorio. “Hablaría más bien de una vocación, de una pasión por este tema, ya que eso puede marcar una diferencia total entre ver esto como una forma de vida o como un trabajo aburrido”.

Ser editor de la sección de periódico más importante en la moda requiere tener un “amor por la profesión, un motor que te haga no dormir antes de terminar un texto o hacer una sesión de fotos. Sentir eso que te haga gozar al ver un vestido, una bolsa, una modelo y gozar con la estética que hay en este mundo”. También debe haber una dosis de humildad. “Ése es un valor que se pierde muy pronto en este medio donde hemos visto tantos malos ejemplos de personas que se creían Anna Wintour, y pues hoy nadie se acuerda de ellas”.

La evolución es indispensable para ser editor de la sección de periódico más importante en la moda. Su secreto: “Creo que sobrevivir de buena manera y con dignidad en las redes sociales desarrollando estrategias para que la gente siga recibiendo mi trabajo”, dice contundente. “Me parece que es una gran transformación ante la gran ola que ha significado el hecho de que cualquiera se cree con derecho a ser reportero por tener un celular, vestirse bien o llevar una bolsa cara”.

 

 

Hoy Toledo, además de ser editor de la sección de periódico más importante en la moda y contar con miles de seguidores en las redes, también es el invitado más deseado en los eventos de la industria (a los cuales rara vez asiste) y, sin duda, es reconocido no sólo por su extraordinario talento, su gran profesionalismo y su intachable trayectoria, sino como el gran descubridor de talentos. Su ojo educado ha logrado impulsar carreras y muchos diseñadores, fotógrafos, maquillistas o modelos consagrados, le deben su primera oportunidad. ¿Mencioné que, además, tiene el humor más irónico de la industria? Cinco minutos junto a él y ya estarías riendo a carcajadas.

#Knowtherules  #Breaktherules

 

Foto de Fernando Toledo: Marcela Cerbón.

Fotos de moda: SHOWbit.

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest