¿Es cierto lo de que de la moda lo que te acomoda?

El famoso dicho de que de la moda lo que te acomoda es cierto, pero no infalible.

 

Si se tratara de comodidad, todas estaríamos en tenis y no en tacones altísimos. Eso rápidamente marca la diferencia entre confort y vanidad. No sé a ti, pero en mi caso la vanidad manda el 95% de las veces. Gozo cuando puedo quedarme en pijama, usar flats o no maquillarme para salir. Pero nada me gusta más que sentirme como un millón de dólares. Es decir: de la moda, lo que me acomoda.

 

Entonces, la comodidad no sólo habla de usar pants y calzado de goma, sino de sentirte bien contigo cuando estás vestida (con poca ropa y desnuda también aplica). Aquí el punto clave es que de la moda lo que te acomoda tiene más que decir sobre elegir las prendas que favorecen a tu cuerpo, que de estar con ropa holgada, con spandex suficiente como para jamás sentirte apretada.

 

El protocolo muchas veces juega en contra de la regla de la moda lo que te acomoda. Pues los que deciden el dress code suelen disfrutar imponer reglas limitantes o complicadas y lo que menos desean es que estés complacida con lo que traes puesto. Esto incluye uniformes, disfraces, el mandato de etiqueta rigurosa o tener que vestir de negro en un velorio. No se trata de tu comodidad, pues, sino de la de los anfitriones.

 

Pero lo que más me inquieta cuando la gente toma este dicho de la moda lo que te acomoda y lo sesga interpretándolo como que lo de menos es la imagen que proyectas, hay un uso del lenguaje de la moda que te puede afectar. Puede que tú te sientas como si no tuvieras ropa, de tan a gusto que estás, pero a tu alrededor lo que dirás es que no te importa tu trabajo, te tiene sin cuidado la responsabilidad y no te debes más que a ti y a tus pies calzando unos estupendos crocs. ¿Es eso lo que quieres que pensemos de ti?

 

#knowtherules  #breaktherules

 

Fotos: SHOWbit