He´s not that into you!

Hay dos cosas que no pueden ocultarse, el interés y el desinterés. Cuando hay lo segundo, es mejor que lo notes para darle carpetazo a la relación y seguir adelante con tu vida.

 

 

Es muy cierto el “más vale sola que mal acompañada”, porque no ser correspondida de manera ya no digamos correcta, sino cuando menos equivalente, puede resultar muy frustrante. ¿Cuántas historias no has escuchado o vivido en donde uno de los miembros de la pareja se desvive por el otro sólo para recibir migajas de atención? Si tú eres la más interesada sin duda notas la indiferencia, pero viajas en una montaña rusa en donde a veces te eleva el optimismo y otras caes en la tristeza o el enojo. Ya lo decía un episodio de la serie Sex and the City y después el libro que lo inspiró, no hay más que una verdad contundente: he´s not that into you.

 

¿Suena devastador? No tanto, si consideras tus alternativas: puedes quedarte y seguir insistiéndole a alguien que inventa toda clase de burdos pretextos para no escribirte, llamarte o verte, conformarte con sus actitudes erráticas y tratar de convencerte de que es cierto que está demasiado ocupado o su mamá tan enferma que es normal que a ti te ponga en segundo lugar, tercero o décimo de sus prioridades. O puedes dejar de sufrir, como dice una iglesia cristiana en su letrero de bienvenida y despedirte de quien mal te quiere para siempre. ¿Qué prefieres?

 

 

Hazte un favor, y de paso a él, cerrando ese capítulo en donde no importa lo que sembraste y el cuidado con el que lo hiciste, ahí nada germinará. No pierdas más tu valioso tiempo, ni pretendas sanar las alas de más pájaros rotos. Concéntrate en lo que mereces y ve por ello. Lo que dejes atrás es parte de tu pasado y, por lo tanto, de tu aprendizaje, pero no hay más que lamentar.

 

He´s not that into you puede ser la frase más cruel y también la más poderosa. Pero tan clara como el agua. Aquí el punto es: are you into you? ¿Te quieres lo suficiente para rescatarte una vez más y salir victoriosa con la frente en alto? Yo diría que sí, porque una vez que tu corazón ha recibido el duro mensaje de la indiferencia, debes tranquilizarlo con un argumento infalible: hiciste lo que pudiste desde el amor y no te debes nada. Y, como hubiera dicho mi mamá: “¡Él se lo pierde!”.

 

 

#Knowtherules  #Breaktherules

 

Fotografías: SHOWbit

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest