¿Por qué el labial es el cosmético favorito de todas?

Una barra de color ha conquistado a millones de mujeres, ¿cuál es su secreto?

El labial tiene el toque mágico que nos hace sentir sexys. Ilumina el rostro, sube la autoestima y sella los besos. ¿Qué más podríamos pedirte a este cosmético que no puede faltar en nuestra rutina de belleza? Pues tal parece que mucho más.

 

¿Sabías que en tiempo de crisis económica el labial se vende más? Efectivamente, este producto despunta en sus ventas cuando la sociedad está contraída por una devaluación de su moneda, por una guerra o por una gran caída de la bolsa de valores. Esto se debe a que las mujeres, en una situación como las que mencioné, tienen que restringir sus gastos al máximo. Se eliminan las compras superfluas, se cortan los presupuestos para limitarse al consumo de los básicos que resultan indispensables para la sobrevivencia de la familia. Sin embargo, la mujer se regala un labial, como si fuera una promesa de no perder su elegancia, su feminidad y su acceso al lujo, dándose la libertad de gastar en lo que la hace sentir hermosa.

 

 

La nueva tecnología también ha logrado que las fórmulas que componen a estos labiales se hayan diversificado de manera que ahora ofrecen humectar, pigmentar suavemente los labios e incluso tener una larga duración en una gama amplia de tonos y presentaciones para todo tipo de piel y de gustos personales.

 

Los consentidos de las adolescentes son los brillos, conocidos frecuentemente con su denominación en inglés como gloss, porque son más discretos, humectan y dejan los labios muy besables. Para un look sexy e irresistible, los colores lustrosos son la elección. Cremosas barras permiten un acabado que logra una superficie como de laca china, que nos fascina. Las mujeres que desean una imagen pulida, suelen apostar por un labial de larga duración, que frecuentemente tienen un terminado mate, pues su pigmento se fija mejor. Esta textura seca, también resulta indispensable para los labios maduros que presentan esas desagradables arrugas alrededor de la boca, conocidas como líneas de fumador.

 

 

El zoólogo británico, autor del libro El mono desnudo, Desmond Morris, afirmó que las mujeres nos pintamos la boca para emular nuestros labios vaginales que se enrojecen cuando estamos excitadas sexualmente. Según Morris, al maquillarnos utilizando un labial carmín, por ejemplo, estamos lanzando un mensaje importante al sexo opuesto, insinuando una excitación para atraer a los hombres. Sea o no acertada su teoría, lo que es irrefutable es que iluminar nuestros labios con un tono brillante nos hace sentir más sensuales y sexualmente atractivas.

 

Encuentra el labial que te haga sentirte divina y no lo reserves para ocasiones especiales. Aventúrate a ser sexy cada instante de tu día iluminando tu sonrisa y sellando tus besos con los labios pintados.

 

#Knowtherules   #Breaktherules

 

Fotos: SHOWbit