¿Qué necesitas para ser conductora de televisión?

Se requiere mucho más que conocimientos de moda y ganas de comunicarla como conductora de televisión. Brenda Jaet te cuenta lo que ella ha hecho para llegar a ser una profesional en este oficio.

 

 

Todo empezó en casa, donde la mamá  y la abuela de Brenda Jaet eran mujeres que les gustaba vestirse bien, arreglarse e ir de shopping.  En ese entonces tenían,  casi como parte de la familia, a Elia, una modista española que les hacía vestidos todo el tiempo. “Veíamos programas como Dinastía, porque a mi mamá le encantaba el estilo de Joan Collins”, admite esta conductora de televisión, quien tiene el segmento de estilo de vida, dos veces por semana, en el noticiero #idayvuelta de ADN40. “Además, mi familia tenía tiendas de autoservicio y cuando podía me iba a trabajar allá y me encantaba ayudar en el área de cosméticos y ropa”.

 

Claro que los anhelos de esta conductora de televisión no se reservaban al comercio, sino a algo creativo y seductor. “Mi sueño era ser diseñadora de moda tipo Diane Von Fustenberg o Donna Karan”, recuerda la también consultora de imagen. Así que al terminar la preparatoria, se metió a una escuela de moda (que ya desapareció). El problema es que muy pronto se dio cuenta de que ése no era su llamado. Por lo tanto, optó por estudiar Comunicación y con esa licenciatura pudo combinar sus tres pasiones: la moda, la imagen y la comunicación.

 

Para alguien tan inquieta como Jaet, no es fácil conformarse con un diploma. De ahí que tomara muchos cursos de maquillaje, lo cual le dio posibilidades de trabajar en ese ramo. También fue maestra de inglés en una preparatoria, puso una escuela de arte, vendió joyería e incursionó en el diseño de imagen. Pero su verdadera oportunidad profesional fue como conductora de televisión, cuando le ofrecieron su primer trabajo en una sección de moda de un programa de TV Azteca.

 

“He tenido diferentes clímax en mi carrera y cada pico lo he disfrutado muchísimo”, acepta radiante la conductora de televisión. “Mi primera entrevista, la vez que fui como profesional a New York Fashion Week, fueron mis más grandes hits! Cuando entré al primer desfile de Marc Jacobs y escuche las palabras: `everybody line up, the show is about to start´, literalmente lloré”. Después no faltaron etapas más tranquilas (que le incomodan), aderezadas de oportunidades aquí y allá, como tener su columna en la revista Central, hacerse de una sección fija en radio con Jorge Fernández Menéndez, abrirse espacio para escribir dos secciones en el periódico Heraldo y por último, mas no por ello menos importante: verse en la pantalla de un avión con sus cápsulas de Interjet.

 

Aunque esta conductora de televisión se sabe ambiciosa, siente que la principal dificultad en la gente que aspira tener un programa como el de ella, “es que creen que todo es miel sobre hojuelas, que es rápido y glamuroso”, comenta. “No saben el trabajo arduo que hay que hacer detrás de cada publicación, sección, entrevista y cuando tienen que hacerlo se desmotivan”.  Sin duda la falta de compromiso y el hambre voraz de reconocimiento y fama inmediata, terminan destruyendo carreras, como castillos de naipes. “Pero sobre todo falta humildad para aprender, para aceptar órdenes y para cometer errores, que son fundamentales”.

 

El mejor consejo que Jaet puede ofrecer a quien tenga la meta de convertirse en conductora de televisión es que se prepare con una educación seria y formal: con una carrera para tener cultura general y formación académica. Adicionalmente, recomienda no esperarse a terminar la carrera para empezar a trabajar aunque sea sin goce de sueldo “Hay temprano y desde abajo para aprender todo lo que tiene que ver con la industria que te gusta. Para saber mandar, hay que saber hacer”. Esto debe ir acompañado de paciencia y disciplina. “Otra cosa: trata bien a todos, porque nunca sabes quién podrá terminar siendo tu colega o tu jefe”.

 

Sin importar a dónde llegues, sugiere la conductora de televisión, jamás pienses que ya alcanzaste el tope. “Nunca te creas demasiado, ni desconozcas a la gente que te ayudó.  Hay que  recordar que no existe el trabajo a la medida, hay que sacrificar unas cosas por otras”.

 

En el trabajo de Jaet, como el de cualquier profesional que sea conductora de televisión, hay que tener un extremo cuidado con tu apariencia. “Inviertan en su imagen, hay que parecer aquello que quieres ser”, concluye.

#Knowtherules  #Breaktherules

 

Fotografía: cortesía de Brenda Jaet.

 

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest