Un cumpleaños más

Cualquiera diría que una se pone más madura o, seguro, más vieja. Pero no siempre es así…

 

 

Yo fui una adolescente adulta. La más madura de mis amigas y mis hermanas a pesar de ser la más joven. La que prefería al novio formal, los planes de boda prematuros y los trabajos estables. No tomaba riesgos, no rompía las reglas y cumplía todos los requisitos para ser la hija/nuera “perfecta”, la hermana solidaria, la amiga incondicional, la novia fiel y la estudiante o empleada modelo. Hasta que murió mi hermano Rolando en un fatal accidente. En ese momento algo pasó que me cambió la vida. Descubrí, primero, que la ausencia de un hermano era insoportable. Cuestioné todo. Pero también me di cuenta de que yo era mortal. Así que decidí vivir cada instante con intensidad.

 

En qué momento del proceso empecé a perder madurez y a ganar valentía, no lo sé. Pero definitivamente los daños no tardaron en ser obvios. Terminé con mi prometido, cambié de carrera, dejé de hacerme de relaciones largas y con miras al matrimonio, me equivoqué como loca y me divertí sanamente.

 

Hoy estoy a nada de cumplir años de nuevo y no recuerdo mi edad. Trabajo con jóvenes frescos y energéticos con los que me mimetizo sin su permiso. Me regodeo al seguir en la industria de la moda donde muy pocas mujeres maduras tienen cabida y nada me preocupa menos que mis años de vida.

 

Veo oportunidades de crecer, pero no estoy dispuesta a madurar. Sueño con la casa frente al mar donde escribiré fabulosos libros, pero hoy prefiero la ruidosa ciudad donde le tengo que robar horas a mi sueños para publicar mis proyectos.

 

Sin embargo, debo reconocer, que los años me han traído cosas que no esperaba: más apreciación por el cariño y el amor, que me hacen mejor demostrando verbal y físicamente mis sentimientos. Agradecimiento por las oportunidades laborales que me han permitido vivir de mi pasión. Pero quizá la más valiosa, es ver a mi hijo crecer y desenvolver una personalidad hermosa que se convierte en la luz de mis días y de mis noches. ¿Cómo podría dejar de celebrar mi gran suerte en la fecha en que nací? Ustedes perdonarán, pero estoy de fiesta por existir.

#Knowtherules  #Breaktherules

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest